¿Cómo se compara EPIFLO® con la terapia de presión negativa y la terapia de oxígeno hiperbarico?

EPIFLO® es el primer y único dispositivo totalmente portátil para terapia de oxígeno aprobado por la FDA, pesa tan solo 3 onzas y suministra oxígeno a la herida del paciente 24 / 7. A pesar de que existen otros tratamientos avanzados para las heridas crónicas, todos tienen inconvenientes que los hacen indeseables en comparación con EPIFLO®. Algunos, como la terapia de oxígeno hiperbarico (HBOT), a menudo requieren decenas de visitas en un periodo de meses hasta tres veces por semana a una cámara cerrada y presurizada. Otros, como la terapia de bomba de vacío (NPWT) requieren que el paciente esté atado a una pesada bomba las 24 horas del día, a menudo durante meses. Ambos tratamientos implican la restricción de la libertad de movimiento de un paciente durante el tratamiento, y a menudo la herida no cicatriza, dando lugar a la amputación.

NPWT sella la entrada de aire a la herida y entonces aplica una presión negativa para estimular el proceso de curación. Esto requiere que el paciente permanezca atado a una pesada bomba durante la duración de su tratamiento. Aunque el NPWT está en uso hoy en día, tiene serios inconvenientes que no presenta EPIFLO®. Vea este Aviso de la FDA del 2011 para los Consumidores acerca de las Graves Complicaciones Asociadas con la Terapia de Presión Negativa para las Heridas que revela 12 muertos y 174 heridos en los pacientes que han recibido NPWT desde el 2007. Además, Ogenix ha publicado numerosos casos de estudio en donde NPWT falla al cicatrizar una herida que posteriormente fue cicatrizada gracias a la ayuda de EPIFLO® incluyendo úlcera del pie diabético con osteomielitis, úlcera de presión del talón y lesiones traumáticas del pie.

Aunque la terapia de oxígeno hiperbarico a menudo se considera beneficiosa para el paciente, un estudio de junio del 2011 demuestra que los pacientes sometidos a HBOT que toman medicamentos prescritos tienen un 55 % más de probabilidades de sufrir una interacción con drogas mientras se sometían a HBOT. Además, el paciente debe viajar normalmente de 4 a 5 veces por semana a una cita que dura dos horas. Los tratamientos pueden durar meses, causando una importante interrupción de la vida de los pacientes. También es sumamente caro en comparación con el tratamiento con EPIFLO®. Los pacientes tratados con EPIFLO® reanudan su vida normal cuanto se les aplica el dispositivo EPIFLO®. Debido a que la unidad EPIFLO® pesa tan solo 3 onzas y cabe en el bolsillo o se adhiere a su cinturón, es muy discreta y normalmente queda oculta de la vista durante el tratamiento. Una vez aplicado, el paciente es libre de llevar una vida normal, si eso incluye ir de compras, cenar o simplemente volver a trabajar. Durante el tratamiento, los pacientes a menudo van a consultas médicas cada 7 a15 días, aunque un drenaje creciente durante la primera semana es una observación típica e indica que la herida ha comenzado a sanar.

EPIFLO® es descartable y se sustituye por una nueva unidad cada 15 días. La evidencia clínica reciente demuestra que una herida crónica no cicatrizada de 6 meses de antigüedad y comenzada a tratar con EPIFLO® cicatrizan en 6 a 8 semanas. Muchas se curan más rápido, aunque algunos tardan más. Muchas heridas que se han tratado previamente con terapia hiperbarica o de bomba de vacío y que no se han curado, cuando han comenzado a ser tratadas con EPIFLO® se curarán dentro de un lapso de 7 semanas.